La finca busca una experiencia integral y responsable. Ha habido una evolución desde el cultivo tradicional hasta cultivo ecológico en el cual se utilizan técnicas biodinámicas, llegando a una gestión circular que integra a las personas, animales (ovejas, gallinas, mulas, ponis, palomas, lombrices, ocas, etc.) y plantas (flora natural espontánea). Sólo se utilizan insumos procedentes de la misma finca. Los abonos son todos orgánicos, elaborados por la fermentación de estiércoles de ganado caballar, ovino y humus de lombriz junto con los restos resultantes de la elaboración del AOVE. El cultivo no es intensivo, ni se fuerza la producción en ningún sentido. El suelo lo tenemos con cubierta vegetal permanente para evitar la erosión, ésta se controla normalmente con siega de diente de ganado caballar.