Es una tradición milenaria que perdura hasta hoy a fin de potenciar las propiedades y durabilidad de nuestros productos favoritos.

Conservar los alimentos en aceite de oliva no solo permite disfrutar de carnes, pescados o verdura fuera de temporada, sino también mantener todas sus vitaminas y beneficios intactos. El aceite de oliva crea una barrera contra el contacto de microorganismos que asegura sus propiedades y condiciones óptimas. 

El proceso de conservación con aceite de oliva es sencillo: solo tienes que sumergir la comida ya cocinada y cortada en un baño de aceite de oliva y envasarlo al vacío. Acto seguido, almacenamos la mezcla en tarros de cristal o latas y lo guardamos en un lugar fresco, donde no queden expuestos al sol. 

Cómo puedes comprobar, existen diferentes formas de conservar alimentos en aceite de oliva (en escabeche, marinado, baño de aceite, con especias,…) y todas ellas resultan igual de recomendables en función de tus gustos. Descubre los mejores aceites de oliva para tus conservas y disfruta de tus platos favoritos en cualquier momento del año. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.